Social_pathway.png

Publicado el 10 de Junio de 2021

La sostenibilidad social: un paso hacia un futuro más brillante para el porcino

El componente social de la sostenibilidad es un aspecto al que a menudo no damos gran importancia. Cuando hablamos de desarrollo sostenible, solemos centrarnos en cuestiones económicas y ambientales. Pero para lograr un sector porcino plenamente sostenible, es necesario considerar los tres pilares de la sostenibilidad. Las iniciativas en torno a la sostenibilidad social se centran en garantizar el bienestar y las buenas condiciones sanitarias de los animales. El objetivo de Hendrix Genetics es lograr un sector porcino más sostenible desde el punto de vista social, para lo cual se han definido una serie de estándares que pretenden mejorar los aspectos sociales de nuestro programa de genética porcina.

El programa de selección de Hypor nos convirtió en los primeros en introducir términos como «genética equilibrada» o «capacidad de destete» en el vocabulario del sector. Nuestros competidores han copiado todos estos términos en los últimos años, pero con bastante retraso y, en consecuencia, una brecha considerable en cuanto a desarrollo genético. Entre tanto, nosotros hemos ido abriendo camino con la introducción de nuestros estándares para una selección porcina sostenible. Dichos estándares describen los objetivos de selección específicos que buscamos alcanzar en nuestro programa genético.

En este artículo, nos centraremos en el tema de la sostenibilidad social del sector porcino, cuyos indicadores más evidentes son la sanidad, la calidad del animal y la supervivencia. Haremos una revisión de cómo hemos ido avanzando en relación con los siguientes indicadores:

  1. Sanidad y bienestar de las madres
  2. Número de lechones
  3. Calidad de los lechones

Sanidad y bienestar de las madres

Uno de los objetivos de nuestro programa de selección de líneas de madres es mejorar las habilidades sociales de nuestras cerdas. Con esta idea nos referimos a la facilidad con que nuestras cerdas se enfrentan a distintas situaciones en su grupo sin que ello les produzca (demasiado) estrés o afecte negativamente a su comportamiento. Para el personal de la granja, una cerda más sociable es mucho más fácil de manejar a lo largo de todo el proceso de producción. Esto facilita la interacción animal-persona y redunda en un mayor bienestar para la cerda.

Además, las habilidades sociales entre las propias cerdas son también un elemento crucial. Para sus compañeras (las demás cerdas del grupo), una cerda sociable se adapta fácilmente a la estructura jerárquica natural del alojamiento en grupo e interactúa de manera positiva con sus compañeras (no se mete en peleas, socializa...).

Otro de los objetivos de nuestro programa de selección que nos permite reforzar la sostenibilidad social de las madres es aquel con el que aseguramos las características adecuadas de calidad de nuestras cerdas, como el hecho de que tengan suficientes tetinas. Nuestro objetivo es alcanzar las 16 tetinas funcionales por cerda. Nuestras reproductoras alcanzan ya casi todas esa media, e incluso suele haber alguna que lo supera. Llegar a esta cifra es importante para que cada lechón pueda disponer de una tetina funcional y, así, evitar la competencia entre ellos. También evita tener que recurrir a cerdas nodriza, una estrategia que, a su vez, reduce la eficiencia en la utilización de las salas de parto.

Nuestro estándar sostenible en cuanto a número de tetinas funcionales: 4 x 4 = 16

Tanto el número como la posición de las tetinas son importantes. Nuestro objetivo es llegar a un total de 16 tetinas: 4 pares por encima del ombligo y 4 pares por debajo. Con el fin último de que el número de tetinas funcionales sea igual al número de lechones nacidos totales y, así, no tener que recurrir a cerdas nodrizas.

Si el número de tetinas funcionales es suficiente, las cerdas pueden ofrecer a sus lechones un calostro y una leche de calidad. Y esto nos lleva al siguiente indicador.

Hypor Piglets

Número de lechones

Las líneas de madres hiperprolíficas producen demasiados lechones por camada, lo que resulta en más lechones nacidos con bajo peso, una mayor mortalidad en lactación y un incremento de los costes de cría para intentar que esos lechones salgan al mercado. Desde el punto de vista de las madres, si no se da a algunos de esos lechones en adopción, la presión adicional a la que se las somete en cuanto a producción de leche dificultará la capacidad de gestión de su condición corporal de cara al siguiente ciclo, lo que posiblemente hará más complicada la siguiente gestación e incrementará el índice de eliminación. El afán constante por lograr camadas cada vez más grandes y sus efectos derivados ya no son aceptables desde el punto de vista de la sostenibilidad social.

En cierto modo, nosotros fuimos parte de esa carrera, aunque siempre buscando un equilibrio. Al pararnos a pensar en qué futuro queremos para Hendrix Genetics y el programa de selección de Hypor y cómo queremos contribuir a solucionar los grandes retos a los que se enfrenta el sector porcino a nivel mundial, hemos decidido poner límite al número de lechones nacidos por camada y centrarnos en la supervivencia y la calidad de los lechones.
Nuestro estándar sostenible se establece en un total de 16 lechones nacidos. A partir de ahí, lo que buscamos es reducir el número de nacidos muertos y la mortalidad en lactación a un máximo de uno por camada, de manera que podamos quedarnos con 14 lechones destetados. Al centrarnos en este tipo de características para definir la sostenibilidad de nuestras camadas, también estamos contribuyendo a mejorar las condiciones sanitarias y la preparación de nuestras madres para el siguiente ciclo y gestación. Con un objetivo de 2,5 de índice de partos (camadas por hembra inseminada y año), podemos decir que vamos por el buen camino de cara a alcanzar la cifra de 35 cerdos destetados por hembra inseminada y año.

Nuestro estándar en cuanto a las características de una camada sostenible: 16-15-14

16 nacidos totales, 15 nacidos vivos, 14 lechones destetados. Todo incremento en la cifra de nacidos totales debería ir acompañado del mismo (o de un mayor) incremento en la cifra de nacidos vivos y destetados.

Calidad de los lechones

Uno de los indicadores más claros de la calidad de los lechones es el peso al nacimiento y la distribución de los pesos individuales. Hemos hecho un análisis detallado sobre lo que consideramos un nivel óptimo que pueda ser alcanzable y que contribuya a mejorar la calidad de los lechones.

Un buen comienzo aumentará la supervivencia a lo largo de la vida de cualquier cerdo. Hay investigaciones que demuestran, al comparar los datos en lechones de 1 kg (2,2 lb) y de 1,5 kg (3,3 lb), que por cada 100 g (0,22 lb) menos de peso al nacimiento por lechón, se produce lo siguiente:

  • La mortalidad en lactación aumenta un 3 %.
  • La mortalidad postdestete aumenta un 2 %.
  • La probabilidad de llegar a cerdo de

Nuestro estándar en cuanto a un peso al nacer de los lechones sostenible: 1,5 kg/3,3 lb

Está demostrado que el peso al nacimiento de los lechones influye en su productividad a lo largo de la cadena. Los lechones nacidos con mayor peso tienen más probabilidades de sobrevivir y alcanzar el peso de mercado en menos tiempo. Nuestros esfuerzos se centran en que ningún lechón nazca por debajo de 1 kg (2,2 lb) de peso.

Por lo tanto, el peso al nacimiento es una de las características que más trabajamos en todas nuestras líneas. En la actualidad, llegamos a una media de 1,5 kg (3,3 lb) en nuestros lechones comerciales, algo que, como consecuencia de los bajos niveles de mortalidad, redunda en una mayor aceptación social. Y, como se ha comentado antes, un buen comienzo contribuirá a aumentar la supervivencia a posteriori.

Además del peso al nacimiento en general, también hemos trabajado en una selección que permitiese menos variaciones entre los pesos de nacimiento de cada lechón de la camada. Todavía no hemos establecido un estándar sostenible en lo que respecta a la variación en pesos al nacimiento, pero sí que centramos nuestra selección en que no haya lechones pequeños en nuestras camadas. En este momento, para cualquiera de nuestras líneas, llegamos a un mínimo del 90 % de los lechones nacidos con un peso de al menos 1 kg (2,2 lb). En algunas líneas este porcentaje alcanza incluso el 96 %.

Una selección porcina sostenible

Para garantizar el éxito del sector porcino es importante alcanzar la sostenibilidad social, la cual nos permitirá sentar las bases de la aceptación social y el bienestar animal. En el programa de selección de Hypor, hemos empezado a marcarnos objetivos muy claros para ello. Lo consideramos nuestra contribución de cara a cumplir nuestro lema «Better Breeding Today for a Brighter Life Tomorrow» (Una mejor selección hoy para un futuro más brillante).

Artículos relacionados

, by
Hypor explora el mundo de la tecnología de realidad virtual

La utilización de la tecnología de realidad virtual en las instalaciones de Hypor por todo el mundo permite interactuar de forma rápida, eficiente y biosegura durante estos tiempos de pandemia e in...

, by
Servicio técnico al alcance de la mano

Hypor, la unidad de porcino de Hendrix Genetics, acaba de lanzar la aplicación «Swine Support by Hendrix Genetics», que ofrece un servicio técnico exclusivo para sus clientes.

, by
Nueva perspectiva sobre el rendimiento económico del ganado porcino

La sostenibilidad económica del sector porcino tiene dos factores. Una es el éxito del sector a lo largo del tiempo, y el otro es la forma en que el sector porcino opera de forma sostenible, proteg...