Bon Accord-1

Publicado el 28 de Mayo de 2019

La bioseguridad es la clave más importante para la rentabilidad de cualquier granja núcleo

Todo ganadero tiene claro que priorizar la bioseguridad es clave para maximizar sus resultados, una filosofía que comparte el remodelado núcleo Bon Accord en Ituna, en la provincia canadiense de Saskatchewan, y que da forma a todo lo que hacen y a cómo lo hacen. La granja, con 1.200 cerdas en ciclo cerrado, cuenta con los últimos adelantos en tecnología y equipamiento, pero lo que realmente destaca es la especial atención que presta a la bioseguridad.

Hypor Wouter

Los aspectos y protocolos relativos a la bioseguridad son los que nos permiten nuestras excelentes condiciones sanitarias, lo cual, para una granja núcleo, es fundamental desde el punto de vista de la genética. En esta granja trabajamos en progreso genético, y eso solo podemos hacerlo si los animales son capaces de expresar todo su potencial genético

Hypor Wouter
Dr. Wouter Deley
Senior Veterinarian & Health Manager Swine Hendrix Genetics

Los cerdos de Bon Accord son, además, ideales para la exportación. La mayoría de los países tiene medidas muy protectoras en lo que respecta a las enfermedades, de manera que todo cerdo importado debe ofrecer garantías de ausencia de una larga lista de patógenos. Da igual que una empresa comercialice los mejores animales del mundo; si las condiciones sanitarias que ofrece no son adecuadas, muchos países simplemente no le permitirán la entrada.

Aunque las medidas de bioseguridad establecidas en Bon Accord son muchas, esta granja aspira siempre a más. En estos momentos está planificado que cualquier vehículo que se acerque a la granja pase por un punto de control para verificar la presencia de posibles infecciones; además, se está trabajando en la construcción de un nuevo edificio calefactado para facilitar la desinfección de camiones en el invierno.

«Mucha gente piensa que en el invierno hay menos probabilidades de que se desarrollen enfermedades porque nada sobrevive con el frío; pero, en realidad, las bajas temperaturas son el mejor medio de aislamiento y conservación de patógenos. Este nuevo edificio calefactado es un impulso más a nuestro compromiso de garantizar las mejores condiciones sanitarias».

A largo plazo, también se planea construir una pequeña fábrica de pienso en los alrededores de la granja, con el objetivo de eliminar por completo los riesgos que introducen los camiones que reparten el pienso y para que los propios operarios de la granja tengan control sobre las materias primas utilizadas.

Por supuesto, nada de lo que emprende Hypor llega siquiera a ponerse en marcha si no está sujeto a los parámetros de Rentabilidad Total del Sistema, algo que sin duda cumple Bon Accord. La cuidadosa protección de las condiciones sanitarias que se lleva a cabo en Bon Accord reduce la cantidad y el coste total de los programas de vacunación, ya que estos solo se realizan con el objetivo de preparar a los animales para su expedición. Por lo que respecta a los clientes, que los animales estén sanos significa que ofrecen un mejor índice de conversión y que los costes en pienso son menores, ambos factores fundamentales a la hora de determinar los costes de producción. Cabe señalar también un beneficio para la sociedad en su conjunto, ya que al aumentar la bioseguridad deberíamos observar una reducción en cuanto a necesidad de uso de antibióticos.

«Una cosa es partir de unas condiciones sanitarias excelentes, y otra bien distinta es lograr mantenerlas. Vivimos en un mundo pequeño, y a Canadá llega gente de todas partes del mundo. Tenemos que entender que antiguamente, cuando había que enfrentarse a una enfermedad muy extendida, la única opción era la eliminación de animales. No existen vacunas para enfermedades como la diarrea epidémica porcina o la peste porcina africana, así que lo único que cabe hacer frente a ellas es mantenerlas lo más lejos posible. Y esto, al final, se resume en bioseguridad».

Una ventaja añadida para el ganadero es que las prácticas adoptadas por Bon Accord se han convertido en el estándar de referencia compartido con todos los clientes de Hypor. El objetivo es continuar evaluando y adaptando dichas prácticas para mantener el nivel alto y, al mismo tiempo, transmitir todas las mejoras al sector. Esto permite que granjas como Bon Accord generen un conocimiento a nivel interno con el que se pueden mejorar no solo las medidas de bioseguridad en Hypor, sino también en sus clientes.

Hypor Wouter

Es posible que quienes trabajan en el sector convencional de la producción porcina nos tomen por locos, por nuestra fijación con la bioseguridad; pero lo cierto es que no se puede comparar una granja como Bon Accord con otras explotaciones normales. Vivimos en un período caracterizado por la presencia de numerosas enfermedades que plantean serios riesgos, por lo que necesitamos adoptar medidas extremas para protegernos y garantizar unas condiciones sanitarias óptimas que nos permitan mantener nuestros niveles de exportación y garantizar los mejores resultados a nuestros clientes.

Hypor Wouter
Dr. Wouter Deley
Senior Veterinarian & Health Manager Swine Hendrix Genetics