Libraontheloose Germany.jpg

Publicado el 13 de Septiembre de 2020

Cómo encontrar el cerdo perfecto para el sistema perfecto

En Alemania, país en el que los sistemas de estabulación libre son obligatorios por ley, el hecho de que los cerdos tengan un buen temperamento es una cuestión de enorme relevancia para el éxito de una explotación. El señor Macke y su hijo son plenamente conscientes de la importancia de este carácter. Entre los dos dirigen una explotación de 400 cerdas en ciclo cerrado que funciona con un sistema por grupos bisemanales y con un período de lactación de 21 días. La granja de los Macke lleva trabajando con la línea de hembras de Hypor desde 2011. Desde 2012, además, aplica un sistema de estabulación libre durante la gestación. Hemos podido charlar un rato con el señor Macke sobre su experiencia con el sistema de alojamiento en grupo y le hemos preguntado por sus recomendaciones para aquellos ganaderos que se plantean cambiarse a este sistema.

¿Qué cambios le parece que han experimentado los animales y cómo cree que se ha visto afectada su forma de trabajar al pasarse a un sistema de estabulación libre?

Mi sensación es que los animales se adaptan mucho mejor a este sistema. No es que antes estuviesen mal, pero la mayor movilidad que les permite este sistema hace que haya menos bajas por problemas de cojera. La tasa de partos no ha disminuido, ni tampoco se requiere más trabajo que antes. Lo único que hemos tenido que modificar es el manejo. Es importante vigilar bien a los animales y actuar con rapidez en cuanto surge cualquier problema.

¿Cómo selecciona los grupos? ¿Por la condición corporal de los animales o por ciclo?

Sobre todo por la condición física y corporal, pero también por ciclo. Las cerdas jóvenes y primerizas se mantienen siempre separadas. Justo después del destete, se vuelve a introducir a las madres en sus grupos para reestablecer la jerarquía y contribuir a la estimulación y detección del celo.

¿Qué sistema de alimentación utiliza?

Una de las naves cuenta con tres comederos por grupo (de 25 animales) y utiliza una estrategia de alimentación ad libitum (a demanda). En los otros grupos se aplica una estrategia de alimentación restringida, en la que se da de comer a las cerdas dos veces al día. A diferencia de la mayoría, en lugar de distribuir el pienso una vez por la mañana y otra por la tarde, lo que nosotros hacemos es dar una primera toma por la mañana temprano y otra a última hora de la mañana.

Por limitaciones estructurales de las instalaciones, tenemos grupos con tamaños ligeramente diferentes. Lo ideal, para mí, sería tener grupos de más de 100 animales con un sistema de alimentación de madres moderno.

¿Qué es lo que más destacaría de la Hypor Libra*, sobre todo en lo que respecta al alojamiento en grupo?

Son cerdas muy tranquilas, que muestran un gran equilibrio dentro del grupo. Tienen una buena estructura de aplomos y pezuñas, sin apenas lesiones y con muy pocos casos de cojera. Aun después de muchos ciclos, conservan una buena calidad de mamas y pezones.

También hemos observado que uno de los rasgos más destacados de la Hypor Libra* es que sus camadas constan de muchos lechones sanos y con muy buen peso, sobre todo cuando se utiliza el Hypor Maxter como línea de machos. Son cerdas, además, que no suelen necesitar ningún tipo de asistencia durante el parto.

¿Qué consejo le daría a un colega a punto de cambiarse al alojamiento en grupo?

A cualquiera que decida cambiarse a un sistema de estabulación libre durante la gestación le recomendaría no solo que buscase toda la información posible, sino también que visitase otras explotaciones antes para ver cómo funcionan. Cada productor tiene que buscar y encontrar el sistema que encaja mejor en sus necesidades. No hay una única solución aplicable a todos los casos. Se trata de encontrar el sistema que mejor se adapte a nuestras necesidades específicas.

¿Alguna reflexión final sobre la utilización de la Hypor Libra* en sistemas de alojamiento en grupo?

¿A modo de resumen? «¡A por ello!» Para mí han resultado estupendas la productividad y la retención en la cabaña. Este tipo de alojamiento es perfecto para la Libra*.

El hecho de que la fase de transición sea tan sencilla con la Hypor Libra* es gracias, en parte, al programa genético de Hypor, que establece que todas las cerdas de sus líneas de madres, en cualquier parte del mundo, se mantengan en estabulación libre durante el período de gestación. Esto les permite seleccionar aquellas cerdas que saben que obtendrán buenos resultados en un sistema de alojamiento en grupo. Debemos atribuir también una buena parte del éxito a la dedicación y experiencia de nuestros clientes, como el señor Macke y su hijo. A ellos les deseamos lo mejor en lo que les queda de camino hacia el éxito.

Si desea más información sobre la Hypor Libra* y todo lo que podemos hacer para ayudarle, póngase en contacto con el representante comercial de Hypor en su zona.

Artículos relacionados

, by
Acciones que respaldan nuestro compromiso con el bienestar animal

El bienestar animal es una de las esferas prioritarias de atención en Hendrix Genetics. Esto es muy fácil de decir, pero a la hora de traducirlo en acciones reales y tangibles no resulta tan sencil...

, by
Evite la caída estival en producción con consejos prácticos

Desde genética de calidad hasta la excelencia en el manejo, Hypor proporciona a los productores con las herramientas para mantener una alta producción desde el nacimiento hasta el sacrificio durant...

, by
La suave transición de Haven Colony

El paso de un sistema de alojamiento en jaulas al alojamiento en grupo puede resultar complicado tanto para los animales como para los ganaderos que se ocupan de su cría. Si esta fase de transición...