Piglets

Publicado el 30 de Octubre de 2018

El sector porcino coloca la mortalidad de las cerdas en el punto de mira

Cuando se habla de valores clave, como el número de camadas, los nacidos totales o el número de lechones destetados, el sector porcino siempre busca la manera de obtener más por menos. 

A veces, sin embargo, menos es más, y por eso algunas empresas centran sus esfuerzos en reducir otro de los indicadores clave para la productividad: la mortalidad de las cerdas.

En los últimos años, la mortalidad de las cerdas se ha convertido en un tremendo problema en América del Norte

Ernie Meyer
Director de Operaciones en Hypor, USA

Perder una cerda es perder una oportunidad

Durante muchos años, las cifras norteamericanas de mortalidad de cerdas oscilaban entre un 5 % y un 8 %. Sin embargo, con el desarrollo de animales hiperprolíficos, estas cifras se han doblado. Hay estadísticas que hablan de una media de mortalidad de cerdas de entre el 10 % y el 12 %, con algunos casos específicos de granjas que incluso llegan al 14-17 %. Incluso el 10 %, en una granja de 5.000 cerdas, supone ya enormes pérdidas.

Obviamente, este no es un problema exclusivo de América del Norte. En Europa, la mortalidad de las cerdas se ha incrementado desde su nivel más bajo en las últimas tres décadas (un 3 %), hasta el actual 8-9 % de España, el 10 % en otros países europeos e incluso el 15 % en algunos casos en Dinamarca.

Es evidente que la mortalidad afecta directamente a nuestros beneficios. La mortalidad de cerdas implica más días no productivos en la granja, una tasa de partos más baja y un incremento de los costes de producción por lechón destetado.

«El coste de una cerda muerta varía según el momento del fallecimiento», sostiene José Ángel Pedrido Rey, director de Customer Services de Hypor para España y Portugal. «Si la cerda fallece durante la gestación, implica que la hemos alimentado y alojado durante toda una serie de días sin posibilidad de recuperar los costes invertidos en el proceso, ya que no podremos vender unos lechones que nunca obtendremos. Cuanto más avanzada esté la gestación, más dinero habremos perdido. En algunos países, también puede ocurrir que el ganadero tenga que pagar una tasa de eliminación por cada cerda muerta, un coste que debemos añadir al de las nuevas hembras de reposición que necesitaremos adquirir para poder calcular el verdadero impacto económico que causa la mortalidad de las cerdas».

Están también los que podríamos denominar «costes de reputación», es decir, aquellos costes relacionados con los efectos que la mortalidad de las cerdas puede tener sobre la percepción del sector por parte del consumidor, quien podría incluso llegar a reducir el consumo de carne de cerdo.

Afortunadamente, a la hora de plantearnos cómo reducir la mortalidad de nuestras cerdas, Hypor tiene la respuesta.

La clave está en el equilibrio

«La Libra* tiene entre un 5 % y un 7 % de mortalidad porque no se basa en una selección centrada en un solo carácter», afirma Ernie Meyer. «Algunas compañías genéticas hacen especial hincapié en un solo carácter, como el de nacidos vivos. Si solo nos centramos en ello, acabaremos lográndolo. Sin embargo, a cambio tendremos que renunciar a algo en el proceso. Nuestra estrategia de selección de caracteres basada en el equilibrio, nos permite mantener una excelente longevidad de las madres y, al mismo tiempo, obtener camadas más grandes, mejorar el índice de conversión y muchas cosas más».

El compromiso de Hypor con lograr el equilibrio se aplica a ambos lados del océano.

«La Hypor Libra* es una cerda equilibrada», sostiene Ángel Pedrido Rey. «Uno de los focos principales de atención del programa de selección de Hypor es la permanencia. Nuestras cerdas tienen una gran longevidad y una enorme capacidad de permanecer en la granja durante más ciclos con cifras productivas elevadas».

El equilibrio es un factor fundamental para cualquier ganadero, ya que el número de lechones destetados por vida productiva de cada hembra es uno de los elementos más importantes en su lista de indicadores de rendimiento. ¡Y con razón! Si una cerda desteta menos lechones a lo largo de su vida porque se muere antes que otra, el ganadero obtiene menos beneficios. Tomemos como ejemplo a dos cerdas, una que haya destetado a 45 lechones a lo largo de su vida y otra que haya destetado a 60. La que ha destetado a más lechones en total habrá permanecido más tiempo en la cabaña, con lo que el retorno de inversión desde su adquisición como primeriza habrá sido más elevado.

Afortunadamente, para los clientes de Hypor el número de bajas por mortalidad de cerdas no es un problema.

«Nuestros clientes no tienen problemas de mortalidad de cerdas, y esto es una gran ventaja también cuando nos dirigimos a potenciales nuevos clientes», dice Ernie Meyer. «Observamos las líneas genéticas que tienen y el índice de mortalidad que experimentan y comparamos sus datos con los de Hypor. El resultado suele facilitarles la decisión de cambiar de programa».

La situación en Europa es exactamente la misma. Aun considerando las diferencias en índices de mortalidad de un país a otro, Hypor sigue estando un 3 % por debajo de la media europea.

Rentabilidad Total del Sistema

Con la Hypor Libra*, el ganadero evita los múltiples inconvenientes asociados a la mortalidad de las cerdas. Incluso cuando decidimos eliminar un animal, podemos venderlo y obtener ciertas ganancias; una cerda muerta, sin embargo, no genera ningún beneficio. Si, además, le sumamos el gasto y la mano de obra adicionales que suponen sustituirla por otra hembra de reposición (alrededor de 250-300 $, es decir, unos 225-260 €), es evidente que unas cifras elevadas de mortalidad de cerdas pueden afectar enormemente a nuestros beneficios. 

A veces el ganadero, al echar cuentas, intenta compensar el impacto económico de la mortalidad de las cerdas con las ventajas derivadas de otros caracteres, como la tasa de partos o el índice de supervivencia de los lechones. Si ese es el dilema al que usted se enfrenta, si no sabe a qué carácter atribuir más importancia o si es consciente de que escoja el que escoja los resultados seguirán sin ser buenos para su negocio, está claro: escoja la Hypor Libra*.