Kanto piglet

Publicado el 12 de Noviembre de 2018

Cuando otros retroceden, el Magnus avanza

Da igual que hablemos de deportes o del sector porcino, lo que distingue a un campeón es su capacidad de enfrentarse a las adversidades incluso en las condiciones más difíciles. Si existiese una medalla de oro para las líneas de verracos con capacidad de «prosperar ante la adversidad», se la llevaría siempre el Hypor Magnus. 

El Hypor Magnus, conocido por su adaptabilidad, es capaz de rendir incluso en las condiciones menos propicias, de manera que incluso en casos de enfermedad, sus resultados no se verán excesivamente afectados.

La adaptabilidad consiste en ser capaz de levantarse y tirar para adelante cuando las cosas no van bien. Los cerdos tienen que ser capaces de crecer independientemente de las circunstancias que les rodean. Si la industria, o cualquiera de nosotros, no avanza, nos quedamos atrás.

Ernie Meyer
Manager of Production & Technical Services Hypor USA

Llamémoslo robustez, determinación o rusticidad, cualquiera de estos factores es inherente al Hypor Magnus. En malas condiciones sanitarias, el Hypor Magnus sigue comiendo, bebiendo y haciendo todo lo necesario para sobrevivir. Con otras líneas, carentes de esta cualidad, las bajas (y las pérdidas económicas que estas conllevan) pueden convertirse en un verdadero tormento para el ganadero. La capacidad de hacer frente a las enfermedades es fundamental para el ganadero, y esta es precisamente una de las cualidades que distingue al Hypor Magnus de la competencia.

«Incluso en situaciones de enfermedad, nuestros cerdos siguen creciendo y obteniendo mejores resultados que cualquier otro animal en las mismas condiciones», sostiene Ernie Meyer. «Las pruebas realizadas han demostrado que, incluso en malas condiciones sanitarias, el Hypor Magnus es capaz de mantener una ganancia media diaria similar a la lograda en ausencia de enfermedades, unos resultados impresionantes» (ver figura 1).

Hypor Trial

Por naturaleza, un cerdo siempre quiere crecer. Una vez desaparecidas las restricciones asociadas a la presencia de cualquier enfermedad, todo animal experimenta un aumento de peso que compensa la pérdida anterior; pero, obviamente, para eso debe haber llegado hasta aquí. La vitalidad que caracteriza al Hypor Magnus permite a los ganaderos medicar a los animales, ver cómo superan cualquier patología y cómo se recuperan y regresan a la normalidad una vez superado el bache.  

Rentabilidad total del sistema

Al igual que la resistencia es una característica fundamental a la hora de determinar la supervivencia de un cerdo frente a una enfermedad, la rentabilidad total del sistema (RTS) es un factor clave para el funcionamiento de cualquier explotación. Esta es, en parte, la razón por la que el Hypor Magnus representa a la perfección nuestro compromiso con la RTS en beneficio de todos nuestros clientes.

Hypor Greg Simpson

Uno de los principales elementos por los que una granja ve reducidos sus beneficios es la mortalidad o el bajo índice de desarrollo. Desde el punto de vista global, como sistema, el hecho de que los cerdos que criamos sean capaces de sobrevivir a una situación adversa, de seguir comiendo y creciendo hasta finalmente salir al mercado, tiene un valor inconmensurable. Básicamente, un cerdo que vive constituye un potencial beneficio; uno que no, no es más que una pérdida irrecuperable.

Hypor Greg Simpson
Gregory Simpson
General Manager North America

Como todo ganadero sabe, la diferencia entre ganar y perder dinero con un cerdo reside en ser capaces de llevarlo al matadero. No obstante, mientras el tema de las bajas sigue siendo preocupante en muchas partes del mundo, la presión que ejerce el consumidor en cuanto al control sobre el uso de antibióticos en el sector de la producción animal es cada vez mayor. De hecho, la lista de productos que tanto ganaderos como veterinarios pueden emplear para tratar a los animales no hace más que disminuir. Así pues, al sector porcino no le queda otra que encontrar la manera de hacer más con menos. Esto significa que necesitamos cerdos que puedan hacer frente a las enfermedades con muy poca o ninguna ayuda, y ahí no hay línea de machos que supere al Hypor Magnus.

«Nuestro reto como empresa genética es ser capaces de ofrecer cerdos que continúen creciendo sin antibióticos», dice Ernie Meyer. «La predicción es que muchas de las soluciones que hoy aplicamos a las enfermedades no se tolerarán en el futuro, pues el consumidor (con razón o sin ella) no las considerará aceptables. En muchos países, de hecho, el uso de antibióticos es ya prácticamente nulo».

Ante el aumento de las restricciones al uso de antibióticos también en América del Norte, ha llegado el momento de apostar por una línea de machos con buena capacidad de desarrollo. Frente a otros cerdos que nacen débiles y juegan en desventaja desde el primer momento, el Hypor Magnus es un animal que se levanta, se pone en movimiento y, ante cualquier obstáculo, nunca para. Estas características le permiten reducir sus costes de producción sin disminuir la productividad. ¡En eso consiste exactamente la RTS!

Aunque Hypor sigue trabajando en el desarrollo de caracteres fundamentales — como el índice de conversión, la ganancia media diaria y la grasa intramuscular —, la capacidad de resistir a las enfermedades y salir de ellas con más fuerza que antes es crucial para lograr que los ganaderos realmente obtengan todos los beneficios que los caracteres anteriores pueden aportarles. Al mostrar esta capacidad, el Hypor Magnus representa una clara ventaja competitiva tanto para nuestra empresa como para nuestros clientes. Es cierto que el Hypor Magnus nunca podrá ganar una medalla olímpica; no obstante, su inigualable capacidad de adaptación en condiciones difíciles puede llegar a hacer que, para el ganadero, valga su peso en oro.