BioHypor.jpg

Publicado el 24 de Junio de 2020

La bioseguridad como impulso a nuestros beneficios

Si le parece que mantener unas medidas de bioseguridad contundentes no es algo fundamental para su negocio, pruebe a sobrevivir sin ellas. En esta era en la que cada vez nos amenazan más enfermedades, como el síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRS), la peste porcina africana (PPA) y a saber cuantas más aún por venir, proteger la salud de nuestros animales no es un opción, sino una necesidad. Así las cosas, los productores buscan herramientas que les permitan establecer unas condiciones sanitarias adecuadas para su cabaña y proteger su cuenta de resultados, mientras que las empresas de genética, por su parte, responden a esa búsqueda con soluciones como el programa BioHypor.

«BioHypor es un programa mediante el cual se crea un mininúcleo dentro de la estructura productiva del cliente», nos dice el Dr. Patrick Charagu, genetista sénior de Hypor, la Unidad de Porcino de Hendrix Genetics.

El programa empieza con el suministro de nulíparas GGP (bisabuelas) para su utilización como reproductoras en la granja. Una vez finalizado este proceso, no se permite el acceso de ningún nuevo animal vivo a dicho sistema o granja. A partir de entonces, la única manera de introducir nuevo material genético es a través de semen GGP procedente de un Centro de Transferencia de Genes Hypor.

Recogemos los frutos

Las ventajas del programa BioHypor para nuestros clientes son enormes. El sistema de bioseguridad que rodea nuestro suministro de genes les permite acceder a los mejores verracos Hypor y obtener unos resultados técnicos muy superiores en granja. Tienen también acceso a un equipo de expertos multidisciplinar que les ofrece apoyo, orientaciones y formación y que les facilita informes personalizados de enorme ayuda a la hora de tomar decisiones y garantizar una mejora genética constante.

R&D patrick c.jpg

Aportamos experiencia y nos aseguramos de que los usuarios siguen las pautas marcadas. Cuando un productor entra en el programa, no se trata simplemente de suministrarle los animales y olvidarse de él, sino de establecer una colaboración con él a modo de socio. También realizamos revisiones periódicas y hacemos por lo menos una visita anual a cada granja, con el objetivo de supervisar los avances y realizar los ajustes necesarios en el programa.

R&D patrick c.jpg
Dr. Patrick Charagu
genetista sénior de Hypor, Unidad de Porcino de Hendrix Genetics

Aunque a lo largo de todo el programa Hypor ofrece constante ayuda, la idea es involucrar al cliente en todas y cada una de las etapas, de manera que él mismo pueda ver en carne propia las ventajas de disponer de las herramientas genéticas más avanzadas al alcance de la mano.

Eliminamos los riesgos

«Para los ganaderos, los programas de mejora genética carecen de los riesgos asociados a la introducción regular de ganado procedente del exterior», nos dice el Dr. Charagu. «Cuentan con toda la información y el asesoramiento necesarios para tomar las decisiones adecuadas a la hora de la reposición: qué cerdas reponer y qué animales usar para su sustitución. Al proporcionarles todos los valores genéticos de cada animal, les estamos permitiendo decidir a partir de dichos valores, en lugar de basándose simplemente en determinados atributos físicos».

Como ventaja adicional, los clientes con sistemas cerrados BioHypor cuyas granjas se encuentran situadas lejos de núcleos Hypor consiguen también ahorros en los gastos de transporte asociados al envío de animales de reposición.

«Básicamente, se trata de mantener la mejora genética de nuestro cliente y, al mismo tiempo, paliar los posibles efectos de una enfermedad o la distancia. Como empresa, nuestro lema es la Rentabilidad Total del Sistema (RTS), y el programa BioHypor es el ejemplo perfecto de cómo este lema se puede llevar a la práctica».

Por supuesto, como todo productor de porcino sabe bien, los objetivos realmente valiosos solo se logran con esfuerzo. Así, para sacar el mayor partido al programa BioHypor, es fundamental que los clientes lleven un buen registro de datos, y que ejerzan todas las labores de granja con disciplina y coherencia. También es necesario que intercambien datos con Hypor todas las semanas, a través de algún programa de gestión de granja compatible. Además, como en las granjas BioHypor habrá también animales puros, es importante que todos los usuarios tengan esto en cuenta a la hora del manejo animal.

Reforzamos los números

Al igual que con todo en los negocios, para que el programa BioHypor tenga éxito es necesario el esfuerzo de todos.

«Lo que nos dicen los clientes es que la comunicación con el personal de las granjas es fundamental, de manera que todo el mundo tenga claro por qué trabajan con el programa BioHypor. Es importante que todos los empleados se involucren en el programa, desde los operarios de partos hasta el propio gerente».

Aunque implantar un programa como este implica cierto trabajo adicional, las ventajas que supone bien valen el esfuerzo. Son muchos los clientes que dicen sentir mucha más seguridad y tranquilidad en cuanto a las condiciones sanitarias de la granja al no introducir animales nuevos, algo que para ellos constituye un factor reconfortante.

Desde el punto de vista económico, al evitarse los brotes infecciosos y desaparecer la necesidad de reservar ciertas zonas para cuarentenas, además de los costes asociados a todo ello en vacunas y antibióticos, implica un ahorro sustancial.

R&D patrick c.jpg

A la luz de los grandes retos en cuanto a salud animal a los que a día de hoy se enfrenta la industria porcina en todo el mundo, el programa BioHypor es uno de los instrumentos más valiosos para proteger nuestras granjas. El más mínimo brote de cualquier enfermedad tiene un enorme impacto en nuestro nivel de producción, además de afectar a las posibilidades de exportación de aquellos clientes que comercializan animales vivos. Pongamos un ejemplo: un productor que comercialice lechones destetados podría tener que garantizar que esos lechones no son portadores de PRRS. Pues bien, si ese productor tiene correctamente implementado el programa BioHypor, le sería de gran ayuda a la hora de ofrecer dichas garantías.

R&D patrick c.jpg
Dr. Patrick Charagu
genetista sénior de Hypor, Unidad de Porcino de Hendrix Genetics

Vistas todas las ventajas de BioHypor, a nadie sorprenderá lo mucho que se ha implantado este programa durante los últimos veinte años, a lo largo de los cuales se ha ido ganando más y más clientes en Europa, en América del Norte y del Sur, en Vietnam, en Filipinas, en Corea del Sur y en Japón, entre otros muchos lugares. Con el desarrollo de nuevos sistemas de recopilación de datos y tecnologías de procesamiento cada vez más accesibles, BioHypor sigue en auge, incorporando nuevas explotaciones cada año.

Artículos relacionados

, by
Bienvenido Joop Kersten como nuevo director de la Unidad de Porcino

El 14 de septiembre Joop se unió a Hendrix Genetics como el nuevo director de la Unidad de Porcino (Hypor). Está deseando contribuir al desarrollo de la empresa en el camino hacia Vision 2025, crea...

, by
Acciones que respaldan nuestro compromiso con el bienestar animal

El bienestar animal es una de las esferas prioritarias de atención en Hendrix Genetics. Esto es muy fácil de decir, pero a la hora de traducirlo en acciones reales y tangibles no resulta tan sencil...

Cómo encontrar el cerdo perfecto para el sistema perfecto

En Alemania, país en el que los sistemas de estabulación libre son obligatorios por ley, el hecho de que los cerdos tengan un buen temperamento es una cuestión de enorme relevancia para el éxito de...